Sant Antoni

Descubriendo Sant Antoni

Sant Antoni, este popular barrio del Eixample, se ha convertido en los últimos años en uno de los barrios de mayor dinamismo y de mayor oferta gastronómica de la ciudad, sin perder su carisma y su identidad. Para empezar la ruta, sin embargo, partiremos de la parada de metro L3 Paral.lel, el límite sur del barrio.

Esta avenida, la Avinguda Paral.lel, fue bautizada con este nombre por la coincidencia de su trazado con el trazado del Paralelo 41º22'30", y fue inaugurada oficialmente como vía urbana el año 1894. A partir de ese momento y durante décadas, alrededor de esta nueva avenida que unía la Plaza España con las Drassanes, se desarrolló un barrio de ocio para las masas que acercó a distintos segmentos de población: obreros que por unas horas huían de las fábricas, marineros ávidos de alcohol y espectáculos e incluso burgueses ansiosos de aventuras alejados de sus barrios acomodados.

A pesar de haber perdido ese esplendor y de haberse convertido una calle muy transitada , la avenida sigue siendo una arteria teatral de la ciudad, donde todavía pueden encontrarse algunos de los teatros y salas de espectáculos más frecuentados.

Saliendo del Paral.lel nos dirigiremos hacia el Barri de sant Antoni , dirección noroeste , por la Ronda de Sant Pau, una de la calles que separa la Ciutat Vella (Ciudad Vieja) de Barcelona de la ciudad nueva o Eixample (Ensanche). La calle separa los barrios de Antoni (a la izquierda) y del Raval (derecha).

Subiendo por esta calle, en la fachada del nº32 aún se puede contemplar uno de los muchísimos pequeños tesoros que conserva aún la ciudad: los anuncios publicitarios de la antigua casa Alcoholes Antich (1), que tuvo en esta casa su sede desde los años 20 hasta los años 50 del siglo XX. En ellos se anuncian algunos de los alcoholes populares de principios de siglo, como son coñacs, anisados y vinos generosos. Vale la pena levantar la vista para echarle una ojeada a estas cerámicas vidriadas.

Un poco más adelante, a la altura de Ronda de Sant Pau nº41, nos encontramos con el Estanco A. Palau i M.Condal (2), una tienda de más de 100 años, que mantiene todo su mobiliario modernista original. Entrad dejaros llevar por el ambiente por unos segundos. Restaurada en el año 2000, es una de las tiendas históricas del barrio.

Un poco más adelante ya vamos a torcer hacia la izquierda por el famoso Carrer Parlament, una calle que en los últimos años se ha puesto de moda con el resurgimiento de los locales de siempre y con la incorporación de nuevos locales.

Y porque no decirlo…nos encanta esta calle! A pesar de la gran apertura de bares y locales el barrio mantiene su ambiente popular sin verse invadido por las grandes masas de turismo. La luz que se filtra entre sus frondosos árboles, ya sea al mediodía a la hora del vermut , o a medía tarde, con el café cuando el sol se va por el final de la calle, merecen una visita obligatoria.

Parada obligatoria en la Heladería Sirvent (3) si es que nos encontramos en primavera o verano. Sin duda la mejor horchata de la ciudad (para el público que desconoce que es la horchata, esta es una bebida refrescante, preparada con agua, azúcar y chuflas mojadas…una delicia que no os podéis dejar pasar). Famosos son en esta calle los atascos de coches provocados por los clientes mal aparcados de esta horchatería.

Y si nos encontramos en invierno, en lugar de horchata podréis probar sus turrones, otro manjar que merece una especial atención.

Pero si lo que necesitáis es un lugar donde sentaros y contemplar la vida del barrio, os damos varias propuestas:
La primera , el Federal Café (4); en esta casita repartida entre tres niveles podrá disfrutar de unos exquisitos desayunos….no os olvidéis de subir a la azotea, quizás encontréis el solecito que andabais buscando para acompañar el café.
Otro clásico ya del barrio es el Bar Calders (5). Un frecuentadísimo local de seductora terraza que ofrece una variada oferta gastronómica y una nada menospreciable carta de vermuts, cervezas y gintónics. Eso si, si váis entre semana acordaos que abren a partir de las 17.00 de la tarde. Si veis una mesa libre, no paséis de largo. Hay que sentarse.

Si lo que queréis es un vinito o un vermut de pie, justo al lado, Bodega Vinito (6) es vuestro sitio. Buen ambiente.

Aprovechando que estamos cerca , no desaprovechéis la oportunidad de visitar la Biblioteca Joan Oliver-Sant Antoni (7), en la calle Comte Borrell 44, del prestigioso y reconocido equipo de arquitectos RCR Rafael Aranda, Carme Pigem, Ramón Vilalta Arquitectes.

El conjunto además de ser Biblioteca del barrio, acoge también una residencia de ancianos. Un programa variado que pretende dinamizar un conjunto urbano recuperando el patio interior de manzana.

El patio, con sus árboles, juegos infantiles, bancos se convierte en este caso en un elemento de cohesión social, ya que potencia la relación entre niños y la gente mayor, e incluso la biblioteca, a modo de gradas exteriores , propone un uso más lúdico de la lectura . No os dejéis impresionar por el imponente volumen que se ve en fachada y dejaros llevar a este interior de manzana. Muy recomendable.


Saliendo de la Biblioteca, cruzad la calle y dirigiros a la tienda Noc-Cerería Abella (8). Esta cerería emblemática de Barcelona ,fundada en 1862 y con dos tiendas más en la ciudad, ha sabido encontrar su lugar en el mundo de la decoración sin renunciar a su esencia artesana. Variedad de colores, tamaños, diseños y olores sin olvidar sus trabajados escaparates harán que no paséis de largo.

Y siguiendo con nuestra ruta, la siguiente parada es el Mercado de Sant Antoni (9). Es el mercado histórico (1882) más grande de Barcelona con más de 12.000m2, y se encuentra en estos momentos en fase de rehabilitación integral. Aunque su actividad se ha visto desplazada temporalmente en unas carpas en las calles contiguas, merece la pena dar una vuelta por el perímetro de esta manzana ocupado en su totalidad por este solemne mercado modernista.

El recinto acogía hasta el 2008 tres tipos de mercado: el de Alimentación , el de los Encantes y el Dominical del libro.

El de alimentación, como hemos comentado, se ha desplazado a unas carpas contiguas. El de los Encantes, dedicado a todo tipo de producto que no sea alimentación, se ha dispuesto siempre en el perímetro del mercado y con un sistema de paradas demontables cada día. Lo que para los vendedores ha sido siempre un engorro, para mi siempre ha sido fascinante ver como cada vendedor a la hora de cerrar es capaz de meter toda su parada en un gran cajón con ruedas y llevarlo hasta un almacén. Un puzle increible.

Parece ser que con el nuevo mercado, finalmente estas complicaciones desaparecerán y finalmente dispondrán de paradas estables.
Y finalmente, los domingos es tradicional el mercado del Libro: una espectacular congrecación humana que concurre a este lugar para comprar o cambiar libros, cómics, sellos y cualquier otro producto cultural . Todo un espectáculo que merece la pena de ver. Seguro acabáis encontrando algo.

Si entre tanto libro os ha entrado ganas de tomar un aperitivo a unas tapas, tenéis al lado varias ofertas interesantes: el Bar Ramon (10), el Bar Amigó Cascarilles (11) y el Bar Restaurante Dai Mo! (12) Distintos estilos pero estupendos los tres.

Si por lo contrario no es domingo, podéis seguir de ruta visitando algunas tiendas más que nos encantan. Una es Valnot (13), que como ellos mismos dicen, no es solo una tienda de muebles y objectos reciclados, sino también un taller donde se recuperan, reciclan y restauran piezas. De hecho, con sólo visitar su web, ya os van a entrar las ganas de descubrirla.

Y muy cerca tenéis El recibidor (14), un sofisticado showroom de mobiliario vintage que también abre sus puertas a profesionales de la moda, el cine,la publicidad… que necesiten un espacio donde realizar sus sesiones fotográficas. Piezas delicadas y con mucha personalidad.

Y ya para terminar la ruta, os recomendamos una parada en el Bar Olimpia (15), llamado así en homenaje al Teatro Circo Olympia, que entre 1924 y 1927 ocupó este lugar, y toda la manzana, ofreciendo una programación estable de circo y atreviéndose también con todo tipo de espectáculos: ópera, zarzuela, teatro, revista, lucha libre, boxeo… casi nada…..

Un lugar perfecto para acabar esta ruta. No os perdáis lo nachos Olimpia!

(1) Antigua fábrica Alcoholes Antich, Ronda de Sant Pau nº32.
(2) Estanco A. Palau i M.Condal, Ronda de sant Pau nº41.
(3) Heladería Sirvent, Parlament nº56.
(4) Federal Café, Parlament, 39.
(5) Bar Calders, Parlament nº25.
(6) Bodega Vinito, Parlament nº27.
(7) Biblioteca Joan Oliver-Sant Antoni,Comte Borrell nº44.
(8) Noc-Cerería Abella, Comte Borrell nº 41.
(9) Mercado de Sant Antoni,Comte d'Urgell, s/n.
(10) Bar Ramon,Comte Borrell nº81.
(11) Bar Amigó Cascarilles,Tamarit nº181.
(12) Bar Restaurante Dai Mo!,Comte d'Urgell nº5.
(13) Valnot,Viladomat nº30.
(14) El recibidor,Viladomat nº9.
(15) Bar Olimpia,Aldana nº11.

Aviso legal - Privacidad - Contacto - © 2022 Baga