Que ver en Osona

Que ver en Osona

Osona es una de las comarcas interiores más interesantes de Barcelona. Se trata de un lugar un tanto mágico, donde el campo compite con la hermosura de Vic y los parajes naturales, pero donde todo se cohesiona dando un ambiente único que podemos encontrar en la provincia de Barcelona.

Por ello, no es de extrañar que desde aquí hayan surgido diversas propuestas artísticas. La comarca de Osona ha visto nacer y crecer, además de haber acogido, un gran número de artistas y escritores, de entre los que podemos destacar Jacint Verdaguer y Miquel Martí i Pol.

El primero nació en Folgueroles un 17 de mayo de 1845 y murió en Vallvidrera (Barcelona) un 10 de junio del 1902, de hecho su casa de Barcelona se puede visitar. Fue un escritor romántico y uno de los que más apostaron por la "Reinaxença", el movimiento cultural catalán de finales del XIX y principios del XX en el que se establecieron las bases de la literatura catalana.

Podemos visitar su casa familiar, que posee unas dimensiones ínfimas y es una construcción típica del pueblo del siglo XVII. Está ambientado en la época de Verdaguer y en la exposición permanente que se puede visitar hay un sugeridor audiovisual que nos presenta la vida y obra del autor.

Relacionado con Jacint Verdaguer podemos realizar una ruta literaria que nos acompañe por Folgueroles visitando los lugares importantes del poeta y otras rutas que nos puedan acompañar por la Plana de Vic o el entorno del río Ter, también fuente de inspiración del genial poeta.

En cuanto a Miquel Martí i Pol, nació el 19 de marzo de 1929 en Roda de Ter -murió en noviembre del 2003- y se trata de uno de los poetas contemporáneos más populares y leídos. Podemos realizar una ruta por su municipio natal donde se nos presente su paisaje vital. Consta de 18 puntos de lectura señalizados y si concertamos una visita guiada podremos incluso acceder a lugares cerrados no abiertos al público.

En fin, dos geniales artistas que tienen su origen en esta humilde comarca y que bien merecen ser visitados después de su gran aportación a la cultura catalana.

Los miradores de Osona

Hoy, pese a que no soy muy partidario de conocer las cosas en coche, presentaremos un itinerario que se ha de hacer en este vehículo y que nos llevará de aquí para allá en Osona, una de las comarcas más bellas de toda Catalunya.

La ruta de los miradores de Osona nos conducirá hasta lugares muy característicos y conocidos de la comarca, la cual se verá desde otra perspectiva allá donde paremos. Podremos observar y disfrutar con la belleza y diversidad del paisaje, donde los colores y las formas de la comarca nos descubrirán una Barcelona nueva a pocos kilómetros de la capital.

Para empezar el recorrido hay que coger la C-17 y después la BP-4654 dirección Sant Agustí de Lluçanès. En este lugar, a poco más de 100 metros de altitud, se encuentra el santuario de la Virgen de Els Munts, el cual alberga la patrona de la comarca natural del Lluçanès en una talla románica de hace casi novecientos años. La iglesia actual se levantó a finales del siglo XVIII como culminación de la gran importancia que adquirió el lugar para los lugareños.

Al pie de esta iglesia podremos ver la masía conocida como Hostel del Vilar, donde cada 28 de septiembre podremos visitar la feria más importante e interesante de la zona. Pero si no hay feria miremos al frente y observemos la estupenda panorámica que se nos abre al frente. Al poniente veremos el altiplano del Lluçanès, a levante el valle de Torelló, a mediodía el Montseny en toda su expresión y a tramontana el majestuoso Pirineo. Se trata de un paisaje de altiplano que combina pastos con bosques y conreo.

Una segunda parada para observar Osona puede ser Sant Pere de Torelló. Una vez llegamos al pueblo encontraremos las indicaciones correctas que nos trasladarán hasta el santuario de Bellmunt, una de las atalayas más queridas por sus magnificas vistas que ofrece sobre la cordillera prepirenaica y de la plana de Vic.

La primera referencia histórica del lugar es una pequeña capilla dedicada a Ntra. Señora de Bellmunt en el año 1219. Situada a más de 1200 metros de altitud es quizás la panorámica que más espacio abarca, pues podremos ver la extensa comarca de Osona y el sur del Ripollès.

En fin, el itinerario sigue, pero nosotros tampoco queremos aburrir. Damos unas pequeñas ideas que puede cada uno luego puede desarrollar. Lo mejor es planificar esta ruta desde la tranquilidad de vuestros hoteles en Barcelona. Alquilar un coche y perderos por los Miradores de Osona. Paisajes que os llamarán la atención.

Osona, para disfrutar de la naturaleza

La comarca barcelonesa de Osona dispone de un magnífico patrimonio natural muy rico en contrastes y parajes de gran belleza que no en toda la provincia se pueden disfrutar.

Entre estos parajes podremos encontrarnos con tres espacios naturales concretos, todos ellos de un gran valor ecológico, paisajístico y natural, a saber, el Parque Natural del Montseny, el Espacio Natural de las Guilleries-Savassona (Espai Natural de les Gulleries-Savassona) y el Parque del Castillo de Montesquieu.

Esta comarca se enmarca dentro de unos alrededores también hermosos como el prepirineo Ripollès y la Cordillera Prelitoral, el cual tiene su punto culminante en el Parque Natural del Montseny con el pico de Matagalls (1694 m.), la cima más destacada de toda Osona y una de las más destacadas de la provincia de Barcelona. Geográficamente, la entidad central es la Plana de Vic, donde se sitúa la ciudad de Vic y donde también se pueden visitar las zonas de Cabrerès, Collsacabra, Guilleries y Lluçanès.

La gran variedad de paisajes que rodean la comarca de Osona, añadido al inmenso valor y riqueza de algunos edificios antiguos y monumentales como castillos y ermitas nos recuerda que es una tierra de gran tradición, lo que resulta ser un incentivo más para visitar la zona y realizar excursiones y salidas.

En Osona podremos encontrar una gran gama de actividades, empezando desde el aeromodelismo. Aquí podremos volar con ultraligeros o globos aerostáticos, medios de transporte muy adecuados para ver y conocer la geografía de la comarca y contemplar desde las alturas la belleza paisajística de la zona.

Además, Osona posee también una gran red de senderos de pequeño y gran recorrido, así como diversos centros de BTT, donde podremos alquilar bicicletas y realizar diversos itinerarios naturales. Una vía ferrata, un circuito fijo de orientación y rutas a caballo completan las actividades al aire libre que se pueden realizar en Osona.

Así pues, quien visite la comarca de Osona, puede liberar el estrés que posea acumulado contactando de pleno con la naturaleza y realizando deportes o actividades de aventura tales como los mencionados y tirolina, escalada, puenting, karts o incluso rutas en 4×4. Osona es una tierra para disfrutar y además de contemplativa se convierte en activa, la podemos vivir a fondo a poco tiempo de la ciudad de Barcelona.

Huella íbera en Osona

Osona es una comarca que, como menos, sorprende. Una de las visitas más interesantes que podemos hacer a ella es ir a conocer L’esquerda de Roda de Ter, seguramente el ejemplo y el patrimonio más amplio dejado por los íberos en sus tierras.

Se trata de un yacimiento situado sobre los escarpados de un meandro del río Ter, desde la cual se domina visualmente todo el norte de la importante Plana de Vic y, por tanto, un enclave estratégico que ya desde la prehistoria y pasando por todas las épocas históricas hasta la Edad Media ha sido de gran importancia.

De la época ibérica podemos destacar la muralla y sus dos torres macizas que flanquean la entrada al poblado y una calle ya adoquinada a la que se le abrían una serie de talleres. En cuanto al periodo medieval, l’Esquerda es uno de los ejemplos más claros del urbanismo formado en torno al siglo XI, con una iglesia románica, una plaza y una calle que en dirección norte-sur, abre diversos edificios agrupados según la función que ocupan.

Así, se trata de un asentamiento que a 462 metros de altura sobre el nivel del mar, establece los primeros precipicios del Ter cuando se introduce en las Guilleries. Esta situación es la que precisamente le proporciona su importancia estratégica de control sobre la Plana y su situación de principal vía de comunicación que se dirige hacia la costa de Girona. Así, el lugar no en vano estuvo ocupado desde la época ibérica hasta la Edad Media.

En el Museo Arqueológico de l’Esquerda podremos ver los materiales arqueológicos que se han recuperado a lo largo de diversos períodos de excavaciones realizadas en la zona. Así, desde el año 2000 este yacimiento forma parte de la Ruta de los Íberos pues es uno de los tres yacimientos de la comarca de Osona que componen el territorio ausetano.

L’Esquerda es, pues, un yacimiento donde podremos encontrar y ver diversos restos de diferentes épocas, algunos del siglo VIII a.C., época conocida como bronce final, un poblado importante y fortificado de la época ibérica y un emplazamiento fortificado de la Edad Media. Si nos interesa, no podemos dejar de visitar el Museo Arqueológico de l’Esquerda.

Osona, tierra de Bandoleros

Osona es una tierra de tradiciones y rica en mitos y leyendas que tienen sobre todo por objeto el bandolerismo, muy típico antaño. Los bandoleros de Osona fueron personajes de mucha importancia en la Edad Media y el recorrido que hoy proponemos nos permitirá adentrarnos en este interesantísimo mundo para conocer mejor quién y cómo eran estos bandoleros, estos antepasados.

El itinerario se puede comenzar en Taradell, un municipio al cual podremos llegar a través de la C-17. Tendremos que dejar la carretera a la altura de Malla y seguir la dirección a Taradell. Este pueblo vive aún en la época bandolera ya que celebra anualmente una hermosa fiesta que recupera hechos y tradiciones medievales populares. Los días 24 y 25 de agosto veremos cómo Taradell vuelve a varios siglos atras y cómo la banda de Toca-sons asalta a lugareños y visitantes. En el pueblo podremos visitar un curioso mercado medieval con gran variedad de productos.

Si seguimos la carretera que desde Taradell nos conducirá a Viladrau podemos hacer una parada en las Cocinas de Rocaguinarda. Tan sólo podremos acceder a pie, por lo que tendremos que dejar el coche en la collada de Mansa y seguir hacia abajo.

Las cocinas de Rocaguinarda se encuentran en un paraje bonito, curioso, en una especie de balconada o rellano en medio de un inmenso peñascal que delimita les Sitges del Boy. Sobre el Bosque de Mansa encontraremos tres cavidades causadas por la erosión que se han conocido como las "Cocinas den Rocaguinarda", famoso bandolero que muchas veces se refugió en estos parajes.

Tras este paseo seguiremos con el coche hacia Viladrau. Se trata de una zona donde la naturaleza y el agua junto al bosque tienen especial importancia, una importancia que el famoso bandolero Joan Sala "Serrallonga" supo aprovechar para dejar su huella a través de la historia.

En el municipio podremos visitar la casa natal del bandolero, el mas la Sala, documentada desde el siglo XIII y levantada como excepcional ejemplo de masía fortificada con una torre de defensa incluida. Se trata de una edificación única en este hermoso paraje natural. Los Sala eran los señores del mas y una de las familias con más prestigio de la zona. Pero tras la llegada de tiempos difíciles a causa de malas cosechas, guerras y la peste, la fortaleza y prestigio de la familia entró en decaída. Podremos conocer la historia completa de la familia y el famoso bandolero a través de una ruta guiada.

Aviso legal - Privacidad - Contacto - © 2021 Playas de Barcelona